viernes, 15 de febrero de 2013

CONSOLIDANDO LAS DISTANCIAS MENTALES (también en los medios euskaldunes)



En alguna época llegué a pensar que las nuevas tecnologías nos acercarían la noticia. Pero, al igual que sucede con la verdad, he podido comprobar que ese pensamiento mío puede tener infinidad de caras que, por su parte, nos muestran a las claras que las tecnologías son neutras, sin capacidad propia de maniobra.

 Las tecnologías no podrán nunca por sí mismas superar las distancias. Y estarán sometidas siempre a la voluntad de los humanos, manipuladas y dirigidas por ellos. La energía nuclear, per se, no es ni buena ni mala. Su utilización es la que marca el signo cualitativo. Es más, lo que para algunos es bueno para una mayoría puede resultar perjudicial, a tenor del resultado inducido en el colectivo. Es decir, que a la postre el resultado de la acción depende básicamente de la voluntad de las personas, siendo la tecnología una mera excusa.

 Más insalvables que las geográficas resultan las distancias mentales. Mientras aquellas pueden ser reducidas, los enrevesados mecanismos de las segundas dificultan una y otra vez el acercamiento entre las personas. En vez de buscar una solución se enredan en oscuros laberintos difíciles de explicar.

 Para bien y para mal, son los sesudos dirigentes de los medios que utilizan las nuevas tecnologías los responsables del resultado de su aplicación. Y aunque esas puedan hacer mucho por abordar la necesaria reducción del espacio que separa a los ciudadanos, no se avanzará ni un milímetro en el acercamiento si no existe voluntad por lograrlo. Las cortapisas mentales son las más peligrosas y de esas tenemos cantidad de muestras diarias en los medios de comunicación euskaldunes.

zurkain@euskalnet.net 

Traducción del artículo que escribí en euskera en mi blog Etorkizuna Etorkizun el 21 de enero 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada