jueves, 12 de mayo de 2011

ANTE LA DESAPARICIÓN DE ETA



Parece que ahora va en serio, y que por fin la sociedad de Euskal Herria podría quedar libre de la violencia de ETA. Existen indicios para pensar así y los vascos estamos más esperanzados que nunca ante el nuevo escenario político que pueda surgir.

El látigo de ETA ha golpeado nuestra sociedad a todos los niveles. Y nadie se ha librado de sus consecuencias. Todos tenemos a alguien en el activo o en el pasivo del macabro balance, y si se analizara objetivamente lo sucedido en estos cincuenta años, coincidiríamos en designar a este período como uno de los más lúgubres de la historia de nuestro Pueblo.

Hace unos días conversaba con un amigo, compañero de curso de carrera hace cuarenta y cuatro años, acerca de la sombra que ha proyectado ETA en nuestra promoción. Y me quedé de piedra ante el tamaño de la huella que dicha violencia ha dejado, de una manera o de otra, entre nosotros. Ha sido tremendo, percepción que en su conjunto no la tenía tan clara hasta la citada charla, seguramente debido a que el tiempo va borrando las huellas y la capacidad de sintetizar. Y prometí a mi amigo que haría un ejercicio recordatorio, para que, por lo menos, lo sucedido no se nos borre de la memoria.

Eduardo Moreno “Pertur” y Santi Oleaga, ambos asesinados. José Luis Arrasate, víctima de secuestro, lo que le hizo enfermar y –que a la postre- le ocasionó la muerte. Los tres son víctimas no anónimas. Los tres hijos de Euskal Herria, como otros muchos. Sus familiares no podrán nunca llenar su vacío.

Tenemos también los que han visto a su padre/suegro/hermano/cuñado/... ser abatidos por las balas de ETA. Y los que han tenido que abandonar el País Vasco en contra de su voluntad. Y, así mismo, los que han contemplado cómo una carga explosiva hacía volar su negocio por los aires. Y, por supuesto, los que para que les dejaran vivir en paz han tenido que pasar por caja. A todo esos no los cito por su nombre, los mantendré anónimos, ya que al no poder sacudirse el miedo... y el asco que les supera, no esperan nada de una hipotética normalización de nuestra sociedad.

Expresándolo en números, de un colectivo cercano a los cuarenta compañeros, quince han sufrido directamente las garras de ETA, desde la incapacidad y el silencio.

En estos momentos en que el cielo de Euskal Herria parece ir clareando a medida que pasan los días, desde este rincón de mi blog he querido tener un pequeña recuerdo para todos los compañeros de la XII Promoción de la ESTE que sufrieron la irracionalidad de la violencia.

Y os invito a escuchar una canción del desaparecido Eduardo Moreno “Pertur”

http://www.youtube.com/watch?v=h40uK7GS0Ww


Traducción al español del original en euskera, publicado en mi blog ETORKIZUNA ETORKIZUN , el 9 de mayo de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada