viernes, 21 de junio de 2013

NOS INVITAN A COMER INSECTOS



La FAO ha descubierto un nuevo mecanismo para paliar, si no erradicar, el hambre en el mundo. Parece que la solución puede venir de los insectos, esos animalitos tan suculentos, saludables y propicios para una buena dieta alimentaria. 

Muchísimas gracias a esa entidad dependiente de la "todopoderosa" ONU por mostrarnos el camino. Nunca habríamos imaginado una solución más cómoda. Pero bien es cierto que para eso tenemos  en Bruselas tantos y tan valiosos técnicos. Les ha costado un poco dar con la solución pero al fin lo han conseguido.

Tras haber investigado desde su creación en 1945 por ver de dar solución a esa plaga bíblica que es el hambre, los sesudos responsables de la FAO han llegado a la conclusión de que es imposible hacerles entrar en razón a los humanos y por lo tanto hemos de echarnos al monte en busca de salida. Allí nos están esperando los grillos, saltamontes, escarabajos, cigarras y resto de miembros del grupo de animales más diversos existente sobre la Tierra ¡Que Dios les agradezca (a los fao-fílicos) tan lúcido y maravilloso descubrimiento! 

Pero en mi opinión existe una laguna en su teoría o por lo menos a mí no me ha llegado la respuesta a la siguiente pregunta:  ¿Qué haremos los pobres ciudadanos – montañeros o no- cuando los gigantes de la alimentación como Nestlé, Unilever, Pepsi y demás se hagan con la propiedad de los insectos mundiales? Porque  ¿de verdad piensan en la FAO que durarían mucho tiempo esos frágiles y simpáticos animalillos, hoy en día de dominio público, en pasar a ser propiedad única y exclusiva  de las citadas corporaciones? Todo lo susceptible de ser consumido tiene un precio. Precisamente esa es la razón de que el hambre  sea una realidad en el mundo. Es por ello que pienso que los amigos de la FAO deberían darle una nueva vuelta a su recomendación.



  Nota: este artículo lo publiqué en euskera en mi blog "Etorkizuna Etorkizun" el 20 de mayo de 2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada