viernes, 13 de enero de 2017

SEAMOS OPTIMISTAS



Acabamos de terminar el año y algunos miran al nuevo como si se tratara de un extraño que viene a complicarnos la vida, mientras otros lo hacen con total indiferencia, suponiendo que, por mucho que se empeñe, no les va a cambiar en nada sus expectativas de vida. 

Las distintas sensibilidades de cualquier colectivo no hacen otra cosa que enriquecer el patrimonio común. Nada más atrevido para ir progresando que la diferencia en los planteamientos que se puedan realizar dentro de la comunidad, sea ésta del tamaño que sea. 

Debemos hacer una apuesta por la creatividad a partir de la diversidad. Afortunadamente aún somos libres para decidir y en ese estado emocional es desde donde debemos partir para mejorar nuestro entorno, en todos los órdenes. Creo en la función social de las instituciones y sostengo que la obligada colaboración entre todas ellas es la base para hacer frente a las adversidades, por muy grandes que éstas sean; solamente así iremos avanzando. Pero no olvidemos que las instituciones se crean, se alimentan y se gestionan por las personas. Por lo tanto, cuidemos  y eduquemos a los ciudadanos en busca de esa cohesión que nos permitirá ser optimistas. Lo que tenga que venir, vendrá.

Fotografía: Tere Anda

Traducción del original en euskera, que publiqué en mi blog Etorkizuna Etorkizun el 9 de enero de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada