viernes, 27 de enero de 2017

TONTOS NO



Escribía hace unas fechas que para poder avanzar en la vida debemos actuar esperanzados. Alguien me contestó que me veía bastante optimista dado que la realidad no da, precisamente, muchas pistas para atisbar un mañana de color azul. Por supuesto que es así, pero ya me diréis qué ganamos dándonos una y otra vez contra el incierto oscuro muro que hemos levantado entre todos. 

De cualquier modo, esperanza no es sinónimo de inocencia, aunque muchas veces se nos quiera rebautizar con una mezcla de ambas virtudes, o defectos, según por dónde se cojan. La simpatía que podamos tener por Olentzero o los Reyes Magos no debe hacernos confundir fantasía y realidad. 

Lo anterior me viene a cuento para reafirmarme en mis ideas sobre el borbón que firma en el  BOE los decretos reales que llegan a su mesa. En palabras de tal personaje, España ha superado la crisis económica y ha cambiado de modelo productivo. Quien hace semejantes declaraciones, una de dos, o nos toma por tontos o no sabe lo que dice.  

Yo no me baso en ese tipo de aseveraciones para proclamar que debemos vivir en la esperanza. Esperanzados sí, tontos no. Es por ello que de todas las majestades, yo creo únicamente en los reyes magos, ya que por lo menos me traen ilusión. 

Fotografía: Tere Anda

Traducción del original en euskera, que publiqué en mi blog Etorkizuna Etorkizun el 16 de enero de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada