viernes, 13 de septiembre de 2013

DIOS TIENE LOS OJOS RASGADOS



Ya sé que resulta fácil hacer el comentario tras conocer el fallo del jurado. Pero es que el señor Blanco me ha puesto “a huevo” esta pequeña reflexión de hoy, por lo que además de agradecerle – sí, por haberme dado la oportunidad de sacarle en mi blog- le trasmito mis condolencias por no haber hecho posible que Madrid sea la sede de las olimpiadas de 2020.

¡Hay que ser burro ignorante y atrevido! Eso es lo que pensé cuando el pasado sábado por la mañana leí las declaraciones del señor Blanco, a la sazón presidente del Comité Olímpico Español, realizadas horas antes de que en Buenos Aires se pronunciara el COI: “Dios va con Madrid 2020” Pues, ilustrísimo señor Blanco: el Vaticano debería comenzar el proceso de excomunión contra Vd. Y, por su parte, debería presentar la dimisión, porque – pienso- ¡vaya plan llevarían Vds. que ni Dios se pronunció a su favor!

Bien pensado, honorable presidente, puede que sus palabras tuvieran justo el efecto contrario, porque hay que ser animal cuadrúpedo para importunar a Dios con semejante declaración, muestra de una riqueza espiritual propia de la  España más rancia.

Señor Blanco, cañí y olé: otra vez más ha dejado claro Dios que no se pueden mezclar en el mismo carro las cosas terrenales y  celestiales. Y Vd. con sus declaraciones no ha demostrado nada de nada, excepto ser un gran y ridículo fantasma, además de campeón olímpico de la cretinidad.  Por lo que parece, Dios tiene los ojos rasgados.

Notas: 
a) Este artículo lo publiqué en euskera en mi blog “Etorkizuna  etorkizun" el 9 de septiembre de 2013 
b) Tras su publicación he recibido algunos mensajes preguntándome sobre mi postura hacia la candidatura española a las olimpiadas 2020 y la decisión del COI. Lo quiero dejar claro: antes del 7 de septiembre el tema no me interesó en absoluto. Una vez conocida la decisión del COI, me alegro por quienes en España abogaban por el no a las olimpiadas en Madrid.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada